FAITH es el nombre de la nueva colección que Hortensia Maeso presenta en Día Mágico by FIMI

Ante la incertidumbre, la fe. Ante los reveses, la fe. Ante todo, la fe.

Para quienes vivíamos desde la espiritualidad, los tiempos cambiantes han terminado probando que todo empieza y termina en la fe.

Para quienes no lo hacían, han descubierto el poder de la fe.

Por eso, quisimos que la colección 2021 de HORTENSIA MAESO se articulara alrededor de la fe. ‘Faith’ es la primera propuesta de la casa concebida durante y después de la pandemia global. Un fenómeno de reflexión, de introspección y de inventar nuevos futuros.

Posiblemente, a partir de ahora, las comuniones y las grandes celebraciones cambien para siempre. En fondo y en forma.

En esencia, porque la humanidad se ha reencontrado consigo misma a través de un desafío. Y estos momentos dejarán atrás la superficie para adentrarse en la profundidad, en lo fundamental, en la verdad.

En composición, pues es muy posible que la multitud ceda ante la intimidad, que la pomposidad ceda ante la austeridad y el gusto por los detalles, por la naturalidad, por aquello que desde la humildad marca la diferencia.

En ese contexto que, como el arte, plantea más preguntas que respuestas, vuelvo. Vuelve HORTENSIA MAESO.

Durante la pandemia, hemos sentido miedo. Creíamos que todo lo que habíamos construido con esfuerzo, tesón e ilusión, se desplomaría. Qué engañadas estábamos. Este tiempo se ha convertido en un renacer. Nuestra firma está, ahora, más fuerte que nunca y convencida de sus valores. Nos sobra la fe.

Cuando empezamos la firma HORTENSIA MAESO en 2013, sin ser conscientes, estábamos creando una empresa sostenible. Dimos vida a la primera producción con un sistema de financiación entre los clientes nunca visto en España. Hicimos una colección pequeña y conseguimos optimizar al 100% nuestros pocos recursos. Conseguimos el equilibrio perfecto entre la producción y la venta. Habíamos creado una empresa de la nada y, de inmediato, empezó a dar resultados gracias al valor del producto, la autenticidad y, sin ponerle ese nombre, la sostenibilidad.

Siete años después, hemos asistido a una gran revelación: el progreso no es tal si en el camino deja un planeta enfermo, unas sociedades desiguales, una avaricia desbordada, una escala de valores reprobable.

La moda es la segunda industria más contaminante del mundo, y nos sentimos culpables por ello. Siendo una firma pequeña, que apuesta por el lujo, entendido éste como el valor del producto, de la artesanía y del saber-hacer, sin querer, habíamos sucumbido a los dictados foraces del mercado. Incluso creando dos colecciones anuales (juvenil e infantil). Los diseños, concebidos a la manera del arte, con un proceso creativo equilibrado con el latido de la época, se entregaban a una obsolescencia forzosa al terminar el ejercicio. Piezas únicas, piezas sin estrenar, piezas en perfecto estado, deseando ser poseídas por una familia, deseando ser lucidas.

El sistema de la moda estaba acabando con la propia moda. Durante siglos, la moda se ha representado como ‘lo otro’ del arte porque contradice los conceptos de permanencia, verdad y autenticidad que sí profesan las artes mayores.

Por eso, ahora más que nunca, desde HORTENSIA MAESO apostamos por una moda lenta, por el empleo y la confección de proximidad, por la economía circular y por tratar cada diseño no como un producto comercial, sino como una pieza de arte vestible. Ya lo hacíamos en nuestros comienzos, pero no éramos conscientes de estar planteando las reglas del futuro: ritmos lógicos y equilibrio entre producción y consumo, calidad frente a cantidad, una moda más ética, comprometida y sostenible.

Esta pandemia nos ha mostrado desnudos frente al espejo: a las personas, a los artistas, a los creadores, a los diseñadores y a los empresarios. Hemos descubierto nuestra fragilidad. Bienvenidas y bienvenidos a un nuevo paradigma. Desde esta casa haremos todo lo que esté en nuestras manos para que la nueva normalidad no sea nueva, sino mejorada

NOTAS DE LA COLECCIÓN FAITH 2021 DE HORTENSIA MAESO

Colección femenina

Entre las piezas más interesantes de la colección destacan el abrigo largo con capucha confeccionado en tul bordado, con cierre con cintas de lino y transparente para dejar que el vestido de abajo se luzca también. Adiós a que las chaquetas tapen los vestidos y no dejen lucirlos. Asimismo, se aprecian boleros de tul bordado que se abrochan en la parte trasera para dejar el cuerpo limpio y enriquecido por los bordados, y vestidos con falda de mil y un volantes, todos plisados, superpuestos unos con otros generando una cascada en movimiento.

Tul de algodón rosa, tul azul y tul mixto de lino, un tul de aspecto muy rústico y color natural que la firma ha logrado sofisticar. Tules de plumeti con bordados de motivos orgánicos propios de la naturaleza combinados en una misma pieza.

Cuerpos confeccionados con encaje de chantilly, tejidos de chifón de seda en tono hueso y organzas de seda con plumeti bordado. Introducción de la técnica del punto smock, una técnica tradicional usada para fruncir tejido en puños, corpiños, cuellos… Se ha empleado para adornar mangas, cuerpos y cuellos, con hilos en la gama de azules y rosas.

Cuerpos de vestidos diseñados mediante la superposición de bordados, una labor compleja ya que, a su vez, hay que ir dándoles forma a fin de que el patronaje y la confección sean siempre perfectos. Estos cuerpos se acompañan con un cuello Perkins y por manga corta o manga francesa.

Vestidos formados por capas de tul que se superponen a bambulas rosadas creando la paleta inédita propia de la casa. Calidades como la bambula actúan de “falso forro” y, a pesar de que estas capas están escondidas, siempre se cuida al máximo su acabado enriqueciéndolas con entredoses y puntillas en sus finales. Esta vez se deja entrever esta capa inferior mediante aberturas laterales de algunos de los diseños. En estas aberturas también se genera ese juego de combinación exquisita de puntillas y entredoses.

Además del omnipresente blanco, en esta colección abundan los tonos azules, arena, crudos, salmones claros…

La lazada es uno de los elementos clave del ADN de la firma. En esta ocasión, apostamos por lazadas de tul azul que se fruncen, para después matizar y engalanar superponiendo anchas puntillas de tul bordado en tono piedra. Los colores azul y piedra hacen muy buen tándem en esta colección. A su vez, emergen lazadas de tafeta en color malva y azul, ambos en mate; y otras en tejido rústico de algodón crudo y cintas anchas de grogrén. No faltan las lazadas de lino en tonos celeste y rosa, un clásico de la casa y una de las primeras innovaciones en comunión de la misma.

Colección masculina

Reinvención de las levitas masculinas, esta vez, en lino azul celeste con galones en piedra.

Piezas y detalles tono cielo, una continuidad de la gama cromática vista en la colección anterior, ‘Ángel’. Destaca también el lino en color vainilla.

Tejido rústico camel y mezcla de lino y algodón en blanco.

Detalles en los cuellos de las casacas de tejido rústico –yute– en su versión más natural.

Cuerdas que se anudan dando forma a cinturones.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email